La Creación

Y primero la Vida despertó, y dijo: "He aquí el lugar donde he de crear". Y al volver el rostro observó a su hermano, la Muerte. Y él le respondió: "Pero todo lo creado ha de tener un final"

2 de octubre de 2011

Sobre Aleneltê (Parte 1)

¡Saludos Viajeros!

Estos días hemos estado trabajando en Aleneltê (pronunciado Alenelté), la ciudad de los elfos Nareltha. Un lugar que os acabará resultando muy familiar porque allí tendrán lugar la mayoría de los sucesos que se narrarán en Sangre de Hermanos. A la hora de ponerte a describir una ciudad no es nada fácil, tienes que imaginarte estando allí, paseando por sus calles, y ponerte en la piel de un arquitecto y constructor! Susana y yo nos veíamos ya con el casco y con los planos. Hablando de planos, tenemos un planito de la ciudad! El original es de un amigo nuestro al cual le agradecemos el tiempo dedicado! Un plano que nosotros hemos adaptado. Como la descripción es bastante larga, en esta primera entrega os traemos un trocito, más el mapa y la leyenda. Os dejamos con él, muchas gracias por vuestras visitas y por dedicar parte de vuestro tiempo en leer lo que aquí os mostramos con cariño!

© Susana Ocariz y Sergio Sánchez Azor (Reservados todos los derechos).



Débiles rayos de sol traspasaban el cúmulo de nubes grises que cubrían el cielo, pero ya no llovía. Apenas pasaba el mediodía cuando la comitiva procedente de Thyrent alcanzó la Puerta de Elerthe, entrada principal de la ciudad.

Aleneltê. La Ciudad de la Sombra Blanca. Enclavada entre las majestuosas y escarpadas paredes de piedra de Angennel, las Montañas Blancas, era una ciudad milenaria fundada más de 7000 años atrás, en el año 6404 de las Eras de la Piedra, al amparo de las blancas cumbres del norte. Una joya engastada entre piedras cubiertas de musgo verde, y parecía surgir de las mismas entrañas de las montañas, extendiéndose hacia el este, hasta los verdes campos del Valle de Narbâs y hacia el sur hasta la orilla del Mar Escarlata, donde se hallaba el puerto de la ciudad. Aquella tierra había sido el hogar de los elfos Nareltha desde el momento en que alcanzaron las verdes tierras de Elerthe, tierra de extensas praderas y frondosos bosques.

Shaira miró abstraída la ciudad. Cuarenta años. Habían pasado ya cuatro décadas desde la última vez que pisara la ciudad y muchas cosas habían cambiado en ella. Seis años después de que ella y su hermana iniciaran su instrucción en Thyrent, su pueblo había puesto fin a cientos de años de dominio autoritario de los Elthalântar, ocupando el poder y el gobierno de la ciudad. Aleneltê, por tanto, olía a narelânta, a sangre y hueso, pero también a naranjas, a azafrán y a canela, y aquello Shaira lo percibió con satisfacción desde el momento en que se acercaron a la ciudad. Tan diferente de la última vez, cuando la elfa abandonó la ciudad y ésta se hallaba impregnada de aquel aroma a tomillo y fresno, de almendras y zarzamora, típico de los elthalântar.

(continua)


Para ver el plano más grande pincha en la imagen.

Leyenda:

  1. Puerta de Elerthe y Estatua de Ades
  2. Zona de armerías y aduana.
  3. Taraika, calle principal.
  4. Zona de comercios de artesanía.
  5. Zona de comercios de alimentación.
  6. Estatua de Eda.
  7. Puerta de Ireia.
  8. Estatua del Equilibrio.
  9. Edificios del Nyaze y la Asamblea.
  10. Academia
  11. Biblioteca.
  12. Casa de la moneda y del comercio.
  13. Cuartel General del Ejército
  14. Templo de Eda.
  15. Termas
  16. Casas nobles tanto de los Nare como de los Eltha
  17. Barrios mixtos
  18. Mercado
  19. Barrios Elthalântar
  20. Barrios Narelântar
  21. Barrios Magar (mixtos)
  22. Arboleda Sagrada
  23. El Puerto

2 comentarios:

  1. Qué cortos se me hacen siempre vuestros textos, y cuán interesantes los planos, los dibujos, los mapas!
    ¿Es posible ver el plano aún más grande?
    El relato me sugiere muchas cosas, olores y sonidos sobre todo, pero también recuerdos; estoy deseando degustar un poco más de esa ciudad, dar un paseo por sus calles, admirar sus construcciones.
    ¡Adoro venir de visita!

    ResponderEliminar
  2. Nosotros adoramos que nos visites Bea! porque en cierta manera, Erthara y Thèramon ya son muy cercanos!

    ResponderEliminar

Translate