La Creación

Y primero la Vida despertó, y dijo: "He aquí el lugar donde he de crear". Y al volver el rostro observó a su hermano, la Muerte. Y él le respondió: "Pero todo lo creado ha de tener un final"

15 de diciembre de 2011

Pueblos de Aranorth

Aret, viajeros de Erthara!
Los pueblos de Erthara siguen creciendo. Todavía quedan muchas regiones desconocidas en Aranorth incluso para nosotros; pueblos y reinos que van surgiendo y se nos van mostrando poco a poco.
En torno a los Nareltha, han ido surgiendo historias que nos han hecho descubrir muchos de los pueblos del Norte del continente. Los Hombres de Breald, los Elfos Renegados de Uonu-Nyrr, los piratas de Port Gael, los Gnomos Whaikise, los Enanos de las Montañas Blancas de Angennel, los Hombres del Desierto de Ma’Dahab conocidos como Askaramil. Todos ellos, de una forma u otra, se entrelazan en la historia de “El Equilibrio Perdido”, el cual ahora ha pasado a ser el segundo libro de la saga.
Pero Aranorth es grande, y su historia también. Así, en el noroeste surgieron un día los Sersémeles, Señores del Mar del Norte, y los Asgarum, los Caballeros del Árbol Rojo. Después vinieron los Taristios, una orden religiosa y secreta que custodia las ruinas de Eddala Nai, y los Gerem, los Jinetes de Dragón. Más al Norte se estableció un pueblo de bárbaros llamado Tewup (que luego han cambiado de ubicación), y en el Sur las guerreras amazonas Khelwenys con sus lobos, los Fauces Rojas, que forman parte de los Señores de Angh. Y esta semana hemos descubierto también a la Alianza de Kelthist, guardianes del Cáliz de Plata, y a los Hombres del Cuervo en el Condado de Bren Tornya.
La mayoría de estos pueblos ni siquiera forman parte de la historia principal de “Sangre de Hermanos”, pues ésta se centra únicamente en los Nareltha, y el resto de pueblos apenas si se deja intuir en algunos fragmentos. Pero están ahí, y querían darse a conocer aunque de momento sólo fuera formando parte de nuestros “Relatos Atemporales”. Estos relatos se remontan a cien años antes de que comience la historia de “Sangre de Hermanos”, y algunos de ellos serán determinantes en lo que habrá por venir en “El Equilibrio Perdido”, y más aún después, en el tercer volumen de la saga.
Pero no sólo hemos descubierto pueblos de Aranorth. La mitología de Erthara también se nos ha mostrado más completa si cabe, pues el mundo de los Dioses es complejo, y se remonta a miles de años atrás en el tiempo. Así hemos podido saber de los Aeranir, los Dioses Estrella o Hijos de la Estrella, y de cómo muchos de ellos han descendido a Erthara para guiar a los Hijos Menores de los Dioses, aunque algunos de ellos se hayan perdido en el camino, y hayan tornado su alma hacia el mal, sobre todo embaucados y engañados por la mismísima Alanta, Señora de la Noche.
Así, todo un mundo va tomando forma, superando incluso la imaginación de sus propios creadores. ¡Y esto es sólo el principio!

1 comentario:

  1. Permitidme que un párrafo del Origen de Thèramon hable por mí esta vez, porque imagino lo que debéis de sentir en estos momentos:
    "... eso es lo maravilloso y al mismo tiempo lo aterrador de los sueños: que, una vez encontrado el poder para hacerlos realidad, ni el más grande de los dioses es capaz de detener el proceso de la creación, y todo lo que en su momento se imaginó cobra vida, y crece sin supervisión, y adquiere conciencia de sí mismo. Y, cuando esto ocurre, ni siquiera el Creador de todos los mundos es capaz de controlar el camino que su creación va a seguir."

    En todos los mundos, tarde o temprano la vida encuentra el modo de emerger a la superficie.
    Dejadla que crezca, ella misma os contará su historia.
    Y aquí estaremos para leerla.

    Besos!

    ResponderEliminar

Translate