La Creación

Y primero la Vida despertó, y dijo: "He aquí el lugar donde he de crear". Y al volver el rostro observó a su hermano, la Muerte. Y él le respondió: "Pero todo lo creado ha de tener un final"

24 de marzo de 2017

El naralthane: cuando las palabras cuentan una historia.



¡Salve, viajeros!

El naralthane es una ideolengua o conlang (lengua inventada o construida) que hablan los nareltha, protagonistas de la saga de fantasía épica “Las Espadas de Eda”.

En la fantasía épica es relativamente común que el autor o autora invente una lengua (o varias) para los habitantes de su mundo. El ejemplo más claro es J.R.R. Tolkien, que ideó varias lenguas de la Tierra Media, siendo las más conocidas el quenya y el sindarin, ambas lenguas élficas.

Pues bien, en el mundo de Erthara, el naralthane es nuestro particular quenya. Lo hemos desarrollado al nivel de la lengua creada por Tolkien (es decir, fonética, reglas gramaticales y vocabulario).

¿Por qué y cómo se nos ocurrió crear una lengua? No hay una razón concreta pero quizás la primera y principal es que nos permitía crear nombres para personajes, localizaciones y accidentes geográficos con un relativo sentido. Así, si unas montañas se llaman “piedra blanca”, no teníamos nada más que ir a buscar las palabras que habíamos creado para piedra y para blanco. De esta manera, construimos el nombre por el cual son conocidas esas montañas: Angennel. Muchos de los topónimos del bosque Elthaluare están en naralthane. Así, lugares como las montañas Angennel, los ríos Tensell o Tenelthî o el propio nombre del bosque, Elthaluare, son nombres naralthane.



El origen del naralthane se remonta a 2007. En la página elanillounico.com, la principal web en español dedicada a la obra de Tolkien, se organizaba un juego de rol literario llamado “La Guerra de los Clanes”, que consistía en crear clanes (o naciones) y un personaje para elaborar historias ambientadas en el mundo de Tolkien. En la cuarta partida fue cuando creamos a los nareltha, aunque entonces tenían otro nombre. Aunque hoy son una subraza de humanos, en ese entonces eran elfos emparentados con los Noldor de Tolkien y tenían su propia lengua derivada del proto-élfico (del cual derivaron el sindarin y el quenya): el Lambê Narmafirion. Este fue el germen de lo que hoy es el naralthane, y ya entonces creamos un nutrido vocabulario, una fonética y las reglas gramaticales básicas.

Cuando el juego se terminó y, como la historia nos había gustado tanto y le habíamos cogido realmente mucho cariño, decidimos que no debía perderse. Pero, si queríamos escribir profesionalmente una serie de novelas, debíamos crear nuestro propio mundo desde cero: mitología, historia y, por supuesto, idioma. Ya no nos valía usar las raíces del proto-élfico que Tolkien inventó. Así, nos pusimos manos a la obra y desde 2010, a la misma vez que íbamos creando todo lo demás, fuimos creando nuestras propias raíces y nuestro propio vocabulario.

Durante estos años, hemos ido modificando, añadiendo y, en definitiva, refinando el naralthane, para que tenga su entidad. Aunque siempre tendrá ese sabor a los idiomas que tan extraordinariamente creó Tolkien y que tanto nos han seducido y guiado a muchos apasionados de la fantasía épica.

Como curiosidad y, a modo de ejemplo de la génesis y evolución del naralthane, os ponemos un ejemplo de palabras en los idiomas de Tolkien y los creados por nosotros:



LENGUAS DE TOLKIEN
CONLANGS DE LOS AUTORES
Proto-élfico
Quenya
Sindarin
Narmafirion
Naralthane
Thoron

Soron
Thôr
Soro
Wire (águila)
Kwe

Kwet
Ped
Kez
Tez (hablar)
Galadâ

Alda
Galadh
Alda
Eltha (árbol, vida)
-
Nuru
-
Nuru
Nare (muerte)

Balî (poder, dios)
Vala (dios)
Balan (dios)
Balî (dirigente del país)
Dalên (dirigente del país)


Ajan (sagrado)

Aina, aira (sagrado)
Aer (sagrado)
Ain (dios)
Nin (dios)
Aina, ayan (sagrado)
Nin, ninye (sagrado)


-
Rómen
Rhûn
Rôna
Kelte (Este, punto cardinal)

Stel
Estel
Estel
Esthê
Besse (esperanza)


En próximas entrada os contaremos más sobre el naralthane. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate